El tratamiento de la presoterapia consiste en una compresión controlada que genera una mejor circulación de la sangre. Se trata de una presión secuencial que nos ofrece sensación de alivio y descanso. Gracias a la activación de la circulación se produce la mejora en patologías relacionadas con un mal riego sanguíneo de edemas, tensión sanguínea y la oxigenación de tejidos.

La presoterapia es un tratamiento exclusivo de desintoxicación, que a través de un drenaje linfático eficaz, ayuda a promover el cuerpo de las funciones naturales de compensación de toxinas. La oxigenación y revitalización del tejido ayuda a adelgazar y redefinir las piernas, los brazos y el estómago al tiempo que mejora el tono de la piel.

La presión de la piel y la estimulación profunda ayuda a promover un flujo sanguíneo adecuado. Si la sangre fluye correctamente a través del cuerpo, se cree que es posible prevenir la hinchazón de los tejidos internos del cuerpo, asegurando que están expuestos a tanto oxígeno como les es posible. Recibir suficiente oxígeno ayuda a restaurar los tejidos dañados y hacer que la piel se sienta más tersa y evitar que la piel quede floja o suelta.

¿Para qué sirve la Presoterapia?

– La Presoterapia está recomendada para el tratamiento de la celulitis.
– Está aconsejada para perfilar y remodelar el cuerpo.
– Indicada para el adelgazamiento y desintoxicación. Es una alternativa segura a la liposucción.
– Redefine los brazos, las piernas y el estómago al tiempo que mejora el tono de la piel.
– La Presoterapia alivia el dolor y la inflamación, proporcionando un confort inmediato.

Resultados del tratamiento de la Presoterapia

El tratamiento de la Presoterapia no se trata sólo de una sesión, pese a que comencemos a ver resultados en la primera sesión. El paciente desde la primera sesión del tratamiento sale con una sensación clara de mejoría, sobre todo a nivel de flexibilidad y elasticidad de los tejidos. A partir de dicho momento y dependiendo del número de sesiones que conste un tratamiento concreto, los resultados serán buenos o magníficos, así como:

– Mejora el sistema linfático, al nutrir mejor las células y eliminar toxinas, al mismo tiempo que se estimula el sistema inmunológico.
– Relaja los músculos abdominales e intestinales, mejorando el funcionamiento del aparato digestivo.
– Mejora el sistema circulatorio, incrementando el oxígeno en el organismo y disminuyendo la tensión sanguínea.
– Estimula y tonifica músculos y articulaciones, ayuda a relajarlos y alivia la fatiga proporcionando una agradable sensación de bienestar.