La presoterapia para reducir abdomen es muy recomendable ya que se trata de un tratamiento de compresión controlada que genera una mejor circulación de la sangre. Los resultados de la presoterapia se empiezan a ver desde la primera sesión.

Se trata de una presión secuencial que nos ofrece sensación de alivio y descanso. Gracias a la activación de la circulación se produce la mejora en patologías relacionadas con un mal riego sanguíneo, absorción de edemas, tensión sanguínea y mejora de la oxigenación de tejidos y órganos.

Este tratamiento consiste en aplicar distintas presiones de aire sobre diferentes zonas del cuerpo, ejerciendo una compresión y un relajamiento, de forma que actúan de forma muy eficiente en nuestro sistema linfático. La presoterapia proporciona además, la recuperación de la elasticidad cutánea y el aumento de oxígeno en los tejidos, favoreciendo la regeneración tisular.

El tratamiento de la presoterapia se puede utilizar como un simple masaje relajante y drenante a la vez, dejando así las piernas más descansadas y ayudando de la misma forma a la circulación de la sangre y la linfa. Es un complemento ideal para adelgazar, reducir la obesidad y perder volumen. Aquellas personas que deciden bajar de peso, deben de tener muy en cuenta este tratamiento, además de complementarlo con una dieta saludable acompañado de ejercicio físico, ya que esto permitirá que los resultados lleguen antes.